Lo Último

Madonna se viste de torera

Para el primer vídeo de su nuevo disco Madonna se ha transformado en torera. Ayer se estrenaba el vídeo del primer sencillo de su nuevo disco Rebel Heart, en exclusiva a través de  la aplicación para teléfonos móviles Snapchat, algo que nunca se había hecho. Esa innovación contrasta con el contenido del video, donde la reina del pop ha apostado por la tradición española más universal: los toros. El vídeo será divulgado este viernes por la tarde en otras plataformas.

Madonna interpreta el papel de matador, rodeada de bailarines caracterizados como toros. En un escenario que simula un ruedo y sobre la arena, la cantante desarrolla una coreografía donde muleta en mano se atreve con muchos pases del toreo. Con gestos y actitud toreros canta Living for Love, que habla precisamente de salir por la puerta grande tras un desengaño amoroso con el deseo de triunfar en “nuevas plazas”. La artista despliega los movimientos llenos de plasticidad de los diestros para terminar con acrobacias espectaculares y someter a los astados al final del clip. En el making off Madonna define las imágenes como “un tira y afloja entre la agresividad, y la ternura y vulnerabilidad”.

El repertorio en cuanto a vestuario es aún más rico. Madonna aparece con dos trajes de luces, uno en grana sin adornos al estilo goyesco y otro en oro y blanco más vistoso, ambos del diseñador de origen libanés Shady Zeineldine. No faltan la faja, el chaleco, el corbatín, las medias de seda rosas o las manoletinas. Un sombrero de picador completa un look que no sólo la reina del pop ve como fuente de inspiración. Los diseñadores Dolce&Gabbana también se han impregnado del folclore patrio y la tauromaquia para su próxima colección, con la chaquetilla torera como prenda fetiche y el diestro José María Manzanares de modelo de la campaña.

Más allá apuntarse a la tendencia, Madonna revisita en su nuevo videoclip una estética que ha sido una constante en su carrera. En los 80 se vistió de flamenca para el vídeo de La Isla Bonita y vistió la torera en la portada del recopilatorio You Can Dance. En 1994 fue un paso más allá y eligió el municipio malagueño de Ronda como escenario para rodar Take a Bow junto al matador Emilio Muñoz. Entonces la diva interpretaba a la amante sumisa, ahora es ella la que da la estocada.

Metafóricamente, porque en el vídeo no aparece espada alguna. Consciente de que la temática taurina no es del agrado de millones de defensores de los derechos de los animales en todo el mundo, la Ciccone llevaba varios días defendiendo su apuesta y testando la posible polémica en las redes sociales. Colgó una foto de un torero en Instagram, y ante la avalancha de mensajes de anti taurinos, respondió: “Este estilo es sexy, la pose es sexy. Publico lo que me gusta y me gusta lo que me gusta. Nadie esta matando a nadie aquí. Libertad de expresión. Je suis Madonna.” Poco después borró la imagen.

La diva no cedió ante las críticas de sus seguidores. Este domingo actuará en la gala de los Grammy para presentar el single en vivo por primera vez y lo hará con la estética taurina del vídeo. Madonna quiere ponerse el mundo por montera con su nuevo disco, un trabajo en el que se juega mucho tras las discretas ventas de los dos anteriores, y cuyo lanzamiento ha sido muy accidentado por culpa de la filtración en Internet. Ahora está en manos de una enorme operación de marketing que ha empezado con Madonna ejerciendo ante millones de personas de todo el mundo como embajadora de lo español y promotora de la fiesta nacional.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2015/02/06/estilo/1423215306_850611.html