Lo Último

¡Lo pasó mal! Becky G confiesa que vivió en un garaje

La cantante Becky G encontró la fuerza para abrirse camino en el mundo de la música y convertirse en una estrella después de vivir uno de los momentos más duros de su vida con apenas nueve años, cuando sus padres perdieron su casa debido a problemas económicos y toda su familia tuvo que mudarse al garaje de sus abuelos.
“Perdimos nuestra casa y tuvimos que vivir en el garaje de mis abuelos en Inglewood. No fue fácil, pero me siento muy afortunada porque sin eso no creo que estuviese hoy aquí. Soy muy ambiciosa por eso, siempre he querido más porque pasé por todo eso junto a mi familia”, reveló la intérprete en una entrevista al programa ‘Despierta América' de la cadena Univisión.
En aquel momento tan difícil fue cuando la joven decidió que se dedicaría a la música para poder ganar su propio dinero y ayudar así a sus padres y a sus tres hermanos: Alex, Frankie y Stephanie.
“Yo tenía nueve años, y a esa edad eres demasiado pequeño para tener un trabajo de verdad. Pero yo sentía un gran deseo de ayudar a mis padres, y ahí fue cuando pensé: ‘Puedo hacer algo que me permita ayudar a mi familia'. Además, era muy jovencita, quería divertirme y no pasar todo el tiempo encerrada en el garaje. Empecé a actuar, cantar y bailar profesionalmente. Recuerdo que cuando gané mi primer cheque se lo di a mis padres. Me sentí muy orgullosa de decir que estaba ayudando a mi familia, me sentí muy bien”, añadió.
Ahora Becky intenta pasar el mayor tiempo posible junto a su familia para no olvidarse de sus raíces y de los duros momentos que pasaron juntos.
“Creo que para mí no es difícil porque cuando estoy en casa con mi familia no me tratan de forma diferente. Allí soy Becky, no Becky G. Limpio mi casa, lavo los platos… Si mis padres se van a cenar me toca cuidar de mis hermanos, ver una película con ellos y cocinar. Para mí sentirme normal es muy importante, y para mí mi familia es eso”.
La cantante Becky G encontró la fuerza para abrirse camino en el mundo de la música y convertirse en una estrella después de vivir uno de los momentos más duros de su vida con apenas nueve años, cuando sus padres perdieron su casa debido a problemas económicos y toda su familia tuvo que mudarse al garaje de sus abuelos. "Perdimos nuestra casa y tuvimos que vivir en el garaje de mis abuelos en Inglewood. No fue fácil, pero me siento muy afortunada porque sin eso no creo que estuviese hoy aquí. Soy muy ambiciosa por eso, siempre he querido más porque pasé por todo eso junto a mi familia", reveló la intérprete en una entrevista al programa 'Despierta América' de la cadena Univisión. En aquel momento tan difícil fue cuando la joven decidió que se dedicaría a la música para poder ganar su propio dinero y ayudar así a sus padres y a sus tres hermanos: Alex, Frankie y Stephanie. "Yo tenía nueve años, y a esa edad eres demasiado pequeño para tener un trabajo de verdad. Pero yo sentía un gran deseo de ayudar a mis padres, y ahí fue cuando pensé: 'Puedo hacer algo que me permita ayudar a mi familia'. Además, era muy jovencita, quería divertirme y no pasar todo el tiempo encerrada en el garaje. Empecé a actuar, cantar y bailar profesionalmente. Recuerdo que cuando gané mi primer cheque se lo di a mis padres. Me sentí muy orgullosa de decir que estaba ayudando a mi familia, me sentí muy bien", añadió. Ahora Becky intenta pasar el mayor tiempo posible junto a su familia para no olvidarse de sus raíces y de los duros momentos que pasaron juntos. "Creo que para mí no es difícil porque cuando estoy en casa con mi familia no me tratan de forma diferente. Allí soy Becky, no Becky G. Limpio mi casa, lavo los platos... Si mis padres se van a cenar me toca cuidar de mis hermanos, ver una película con ellos y cocinar. Para mí sentirme normal es muy importante, y para mí mi familia es eso".